Nuestra corta experiencia jurídica

Muchos nos preguntáis si Derecho es complicado o sobre las salidas tras la carrera. Voy a intentar responder en esta entrada, mezclándolo con nuestra corta trayectoria en el mundo jurídico

Somos Abel (izquierda) y Adrián (derecha). Empezamos la carrera en 2012. En primero de Derecho no conocíamos a nadie de clase, y más o menos se habían creado grupitos, por lo que no nos quedó más remedio que hablar y conocernos.

La primera semana nos comprábamos todos los manuales y códigos, tomábamos apuntes y asistíamos a todas las clases (sentándonos en primera fila). Porque claro, Derecho tiene fama de ser muy difícil y hay que aplicarse.

Poco duró. Al cabo de un mes ya estábamos faltando a todas las clases magistrales y sólo íbamos a las obligatorias y a las prácticas.

Y de las pocas veces que íbamos no se puede decir que aprovecharámos el tiempo. Nos pasábamos la hora riéndonos de tonterías varias que no puedo desvelar porque no me acuerdo y porque perderíamos el poco prestigio que tenemos.

Hasta que nuestro «humor» traspasó fronteras y llegó al plano jurídico. Hacíamos juegos de palabras con términos jurídicos, nos reíamos de anécdotas judiciales y chistes de abogados.

Hasta que un día, decidimos ver si nuestro frikismo tenía aceptación en Twitter. Decidimos abrir nuestra cuenta, Abel puso el nombre y Adrián la foto.

Vimos que tenía éxito y exportamos la cuenta a Facebook e Instagram. ¡Error!. Adrián fue a la convocatoria extraordinaria de primero con 6 o 7 suspensas y las arrastró toda la carrera. Abel, ya cansado de arrastrar asignaturas, se matriculó en cuarto de 14 y aprobó 13.

No somos personas constantes a la hora de estudiar. Y se notó en la carrera. Nuestra media debe ser de 6 con algo

Pero sí lo somos aquí. ¿Por qué?. Pues porque de todas las maneras se aprende Derecho y creando memes lo pasamos mejor. Éramos jóvenes y despreocupados.

Pero bueno, volviendo al tema. Al final nos sacamos la carrera. Abel en 4 años y poco y Adrián en 5. Nos motivaba el Derecho y la abogacía, pero no la forma de impartirlo en la facultad. No creemos en el Plan Bolonia.

¿Puede ser porque somos unos vagos? Probablemente.  Pero veíamos, por ejemplo, profesores desmotivados que explicaban basándose en diapositivas o leyendo el Código. Bueno, y mil cosas de las que hablamos en nuestro libro.

Siempre creímos que el Derecho se aprende de forma práctica y no teórica (aunque hace falta una base, claro). Tampoco nos hagáis caso, no somos neutrales. Siempre quisimos dedicarnos a la abogacía y, cada uno tiene su punto de vista.

Así que: ¿Derecho es difícil? Si te gusta el mundo no. Pero eso no quiere decir que no te vayas a desesperar en alguna ocasión. Nosotros también pensamos en abandonar la carrera. Es algo normal. No a todos nos gustan todas las ramas o asignaturas.

¿Hay que estudiar mucho? Depende. Es muy importante ser listo/a y conseguir los mejores apuntes. Nosotros rara vez estudiamos del manual. O no entero. Es una locura.

Bueno, ¿y qué hacer después de la carrera? Tienes muchísimas salidas. Las más típicas son opositar o ejercer. Para ejercer necesitas el Máster y para opositar constancia y rutina. Nosotros decidimos ejercer Abel es abogado y Adrián estudia el Máster de Abogacía.

Seguramente era mejor opositar y más seguro, pero no tenemos constancia y nos acabaríamos aburriendo en la vida. Y siempre hay que hacer lo que te motive. Y sobre todo en Derecho Es normal no saberlo al principio, no os preocupéis. De verdad que te acabas dando cuenta.

Cuando salgáis de la carrera iréis viendo nuevas cosas. Nuevas ramas jurídicas desconocidas hasta el momento u odiadas que al final no son tan temibles. Nuevos procedimientos y casos. Aprenderéis a tramitar documentos, etc…

Os daréis cuenta de que todo llega y que el Derecho es mucho más que la carrera. Es un mundo por descubrir. Y si te gusta ahora, ¡imagínate después!. Así que tenéis la oportunidad única de hacer lo que os gusta y de levantaros día a día sabiendo que estudiáis lo correcto.

También os daréis cuenta de que, cuanto más cosas veis, menos sabéis. Un abogado aprendió el 80 por ciento de lo que sabe de la práctica y experiencia Un juez, aunque tiene una base teórica más sólida que un abogado, aprendió la práctica en el estrado.

¿Y cómo se aprende? Equivocándonos. Todos lo hacemos. Somos seres humanos y es bueno hacerlo para no cometer el error dos veces.

Se aprende día a día. En un tweet de alguien que no estudia Derecho aprendes a ver las cosas de un punto de vista diferente. En una visita a los Juzgados Caminando por la calle. Te das cuenta de que todo es Derecho. Desde la venta de un chicle hasta una concesión administrativa.

Por eso nunca os cerréis a nada. El Derecho evoluciona y todos somos Derecho.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

1 Trackback / Pingback

  1. Quiero abandonar la carrera de Derecho, ¿qué hago? - Jurista Enloquecido

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*