¿Qué debemos hacer cuando vemos a un perro encerrado en un coche expuesto a altas temperaturas y al efecto invernadero que eso conlleva?

Autor: Jurista Enloquecido

Equipo formado por Abel Gende del Río y Adrián Fernández García

Hace unas semanas una story en la red social «Instagram», cuya autoría se atribuía a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, se hizo muy viral.

En ésta se manifestaba la teórica impunidad de la conducta consistente en romper la ventanilla de un coche expuesto a la luz solar para salvar la vida de un animal sometido a altas temperaturas a consecuencia del efecto invernadero del vehículo.

Las propias Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se apresuraron a desmentir el rumor añadiendo que la mejor conducta en estos casos era avisar a las autoridades pertinentes.

En este sentido, tanto los administradores de Jurista Enloquecido como el autor de la publicación se ratifican en el consejo e incluso instan a encontrar el propietario del vehículo para evitar un mal mayor, sin embargo, esa actuación a veces resulta infructífera o tardía. 

Por estos motivos, en esta publicación analizaremos jurídicamente por qué consideramos que la situación descrita que, efectiva e indudablemente, provoca un riesgo inminente para la vida del animal, no sería punible en tanto nos encontraríamos ante un caso de Estado de Necesidad. Si bien os recordamos que no hay jurisprudencia al respecto, los argumentos para apreciar la eximente recogida en el artículo 20.5 de nuestro texto punitivo son las siguientes: 

 

1-Ponderación de bienes jurídicos

El perjudicado de nuestra conducta (daños en el vehículo) es también el beneficiario de salvar la vida del perro (pues es el propietario del mismo)

Se debe ponderar los dos bienes jurídicos en conflicto: el patrimonio contra la vida e integridad del animal; siendo superior el último los siguientes argumentos

a) Lesionar a un animal doméstico se castiga con una pena de prisión de 3 meses a 1 año y causar su muerte con una pena de 6 meses a 1,5 años

b) En cambio, provocar daños leves (inferiores a 400 euros) se castiga con una pena de multa de 1 a 3 meses (el precio de un cristal lateral de un vehículo común es de unos 50 euros)

 

2- Bien jurídico lesionado

De lo explicado anteriormente, se desprende que el bien jurídico lesionado (patrimonio, los daños al coche) son de una entidad menor a la vida o integridad del animal (teniendo en cuenta las penas anteriormente descritas)

 

3- Se cumple el tercer requisito en tanto la situación de necesidad no ha sido provocada por el sujeto

En conclusión, en tanto en cuanto se cumplen todos los requisitos del Estado de Necesidad, dicha eximente operaría de manera completa. 

 

RECOMENDACIONES

Si os encontráis ante esta indeseable situación, permitidme que os aconseje realizar las siguientes conductas: 

1- Avisad y esperad a que acuda la Policía

2- Grabadlo todo para que quede constancia de todos los elementos ambientales del caso en el supuesto que decidáis actuar

3-  Debéis tener en cuenta que deberéis ir a juicio, sin embargo, la multa es irrisoria en caso que la Estado de Necesidad no prospere aunque, como hemos visto, el juez la debería apreciar

4- En el supuesto que la víctima sea una persona necesitada de especial protección, como un bebé o un anciano y que, efectivamente, la situación de encierro y la alta calor del vehículo provoquen un grave riesgo para la vida o salud de la persona; no dudéis, actuad. 

 

 

 

 

Autor: Carlemany Planella Torrelles.

Graduado en Derecho. Graduado en ADE.

Máster en Abogacía. Máster en Derecho Penal Económico & Compliance.

Doctorando en Derecho Penal

Creador y Administrador de la cuenta de Instagram @Iurisdiario (https://www.instagram.com/iurisdiario/)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…
Acerca de Jurista Enloquecido 192 Articles
Equipo formado por Abel Gende del Río y Adrián Fernández García

Be the first to comment

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*