Detienen a abogado por circular a más de 200 km/h porque llegaba tarde a un juicio

Ocurría ayer en Yecla, un pequeño municipio de Murcia. La Guardia Civil localizaba a un coche que circulaba a más de 200 km/h desde la autovía A-33 y se movía a gran velocidad por las calles de la localidad.

Un helicóptero de la Guardia Civil sobrevolaba el casco urbano a gran velocidad persiguiendo el vehículo y, a su vez, patrullas del propio cuerpo y de la Policía Local intentaban ayudar sin éxito.

De repente, el conductor aparcaba el coche en un vado y salía corriendo, entrando en los Juzgados. Una vez ahí, los agentes le perdieron la vista y sospecharon de una huida.

Cuando los agentes fueron al vehículo todo parecía en regla: estaba cerrado, no constaba ninguna sustracción del mismo y los datos del propietario eran legales. No entendían qué pasaba.

La explicación es más sencilla de lo que parece: se celebraba una vista por un accidente de tráfico (ironías de la vida) a las 9 y media de la mañana. A esa misma hora se personan las partes pero no un abogado. El procurador lo llama y el letrado se da cuenta de su error, pensaba que el juicio se celebraba un día más tarde.

El Juez decidió que todos fueran a tomar un café y dar un margen al abogado. Un margen que, sin duda aprovechó porque llegó a tiempo. “Entró jadeando, sofocado, con la camisa fuera…” explica una persona que estaba presente en la sala.

No sabemos si el letrado era consciente de que, en ese momento, tres patrullas de la policía y un helicóptero de la Guardia Civil le perseguían y además tenían los datos de su vehículo; pero lo que sí sabemos es que se recompuso y defendió bien a su cliente.

Lo gracioso de la historia está aún por llegar. El abogado tuvo, durante la vista, enfrente a dos Guardias Civiles a los que les preguntó por un atestado con el que no estaba muy de acuerdo. 

Los agentes contestaron pero, tras acabar el juicio, la investigación de la policía ya tenía el nombre del propietario del coche y dónde podía estar. Es en ese momento los agentes decidieron que ahora les tocaba a ellos hacer las preguntas. “Esto lo podemos hacer bien o mal, de usted depende”, le dijeron al abogado que salió escoltado por los Guardias Civiles hasta el coche mal aparcado. Allí fue detenido.

Más tarde fue puesto a disposición judicial ante el mismo Juez que había visto hace unas horas.

 

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Be the first to comment

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*