Caso «Borja, el altruista». Análisis de la sentencia.

Ya habíamos hablado, hace unos días, del caso de Borja (pincha aquí), el joven que mató a un ladrón que robaba el bolso a una mujer. El problema es que teníamos que hablar sin base jurídica y fiándonos sólo de lo que nos decían los medios.

Pero ahora ya tenemos sentencia. Y la vamos a analizar.

HECHOS PROBADOS:

  • Un chico de 20 años se topa con dos ladrones en una calle Fuengirola sobre las 07:45 del día 8 de febrero de 2015.
  • Los atracadores agredían a una chica para hacerse con su bolso.
  • Tras conseguirlo, uno de ellos sale corriendo de la escena.
  • El chico sale en su búsqueda y lo alcanza: tras un “forcejeo” le propina dos puñetazos al caco, al menos uno en la cabeza.
  • El ladrón cae al suelo, sufriendo un traumatismo craneoencefálico con hemorragia cerebral.
  • Fallece dos días después a causa de las heridas en la cabeza. 

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO, PUNTOS CLAVE:

  • ¿Existe legítima defensa?
    • El Juzgado se centra en distinguir si la situación de forcejeo fue proporcionada o excesiva
    • El juez considera que no puede haber legítima defensa en una situación donde no existe agresión ilegítima
    • No está probado que el ladrón agrediese de forma efectiva y previa al acusado y condenado
      • La defensa habla de dos puñetazos iniciales del fallecido que fueron esquivados y, en una «actuación refleja», el acusado golpea como medio de defensa porque el ladrón es más corpulento que él.
      • El juez rechaza esta argumentación y añade que propinar dos puñetazos no es necesario para recuperar un bolso y mucho menos un acto reflejo.
    • No hay «animus» defensivo, sino un «predominante y compartido propósito agresivo de cada cual hacia su antagonista». No es una riña consentida porque las lesiones no derivan de una «actuación paralizante o neutralizadora del acometimiento injusto».
    • Existen soluciones alternativas como llamar a la policía o limitarase a perseguir el ladrón. El condenado optó por agredir, asumiendo las consecuencias que eran improbables pero no imposibles.

 

  • ¿La paliza al ladrón le causó la muerte?
    • No queda probado.
    • Las lesiones son un indicio de que el agresor se excedió en las medidas utilizadas para recuperar el bolso.
    • La única testigo se contradice porque había consumido drogas.
    • La acusación particular asegura que el condenado es experto en artes marciales pero la sentencia no se pronuncia.
    • No sabemos a ciencia cierta si la muerte fue producida por un puñetazo o por la caída.
    • Sólo sabemos que la muerte fue causada por un traumatismo cranoencefálico, consecuencia de un golpe de gran intensidad.
    • El juzgado considera que el hecho de que el agresor dejase al ladrón en el suelo sin interesarse por su estado es determinante para su condena.

 

CONCLUSIÓN Y FALLO:

    • Se aprecia un delito de homicidio por imprudencia grave (142.1º CP)
    • Es grave por ser una falta de cuidado que conlleva un resultado grave: la muerte
    • 2 años de prisión y el pago de una indemnización de 180.000€ para las hijas de la víctima.

 

Si queréis leer la sentencia, pinchad aquí

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

2 Comments

  1. Entiendo la opinión social, pero como siempre digo, lee los fundamentos de derecho, y si no te gusta no eches culpa a la ley, sino a quien la hace, que en definva es la costumbre y la realidad social. Dicho cuanto antecede, telecinco y sus debates de temas jurídicos hace MUCHO DAÑO a nuestra sociedad.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*