¿Y si la rana Gustavo fuese abogado? (Parte 1)

Autor: Jurista Enloquecido

Equipo formado por Abel Gende del Río y Adrián Fernández García

Aquí lo vemos esperando a que le lleguen clientes a su consulta
 
 
 
Y aquí en plena vista.
 
 
 
 
 
Llama, trabaja… Él es muy positivo y cree que todo va a salir bien.
 
    
 
 
 
Incluso llegó a confiar en un cliente que le dijo que iba a contestar en el interrogatorio todo lo que habían tratado en el despacho… Gustavo era un iluso.
 
 
 
 
Cuando escuchó las contestaciones del cliente en juicio en contra de toda su estrategia cayó en una profunda depresión.
 
 
                       
 
 
 
«¿Por qué eres así? ¿Por qué confías en tus clientes si sabes que son delincuentes?”
 
 
 
 
 
Y dejó de creer en su profesión cayendo en una gran depresión. ¿Para qué trabajar tanto si al final el cliente tira todo por tierra en los interrogatorios?
 
 
       
 
 
¿QUIERES SABER CÓMO ACABA ESTA HISTORIA?
¡ESPERA A LA SEGUNDA PARTE!
 
 
 
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Acerca de Jurista Enloquecido 192 Articles
Equipo formado por Abel Gende del Río y Adrián Fernández García

Be the first to comment

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*