Inconvenientes de que los clientes tengan el número personal de un abogado

Autor: Jurista Enloquecido

Equipo formado por Abel Gende del Río y Adrián Fernández García

Hay algo que no te explican en el colegio de abogados cuando te colegias por primera vez: NUNCA DEBES DAR TU TELÉFONO PERSONAL A LOS CLIENTES.

Es muy habitual, sobretodo cuando se empieza, divulgar tu teléfono más allá de toda frontera: tarjetas a todo el mundo, a todos los conocidos, en redes sociales, en google empresas, en tu frente tatuado… para que TODO EL MUNDO LO VEA PORQUE NO TIENES CLIENTES Y HAY QUE CONSEGUIRLOS COMO SEA.

La tara del plan la descubres cuando comienzas a tener clientes y, por ende, comienzan las llamadas en el móvil. El celular hasta ahora solo te servía para recibir las llamadas o los whatsapps de tu familia y amigos. Lo llevabas siempre encima, no solo para estar comunicado por lo que pueda pasar o para poder comunicarte con quien te plazca, sino para perder el rato en Instagram, escuchando música, en twitter…. Siempre simbolizó la desconexión del mundo real. 

Ahora el teléfono no para de sonar y solo es para trabajo, pero no estás dispuesto a vivir en el siglo XX y renunciar a perder el tiempo toqueteando el móvil a cada instante. 

Al final te conviertes en un esclavo del teléfono, que no te deja desconectar ni siquiera un momento de tu condición de soldado del derecho.

 

Porque los clientes no dudan en llamarte. Para ellos lo que tienen que preguntar, generalmente cualquier duda que se les pase por la cabeza, siempre resulta una duda de vida o muerte:

Te llaman 24 horas:

 

Y no precisamente para darte un aviso para que contestes o lo estudies en horas laborables:

 

Así que ¿Cuáles son los inconvenientes de que los clientes tengan tu número personal?

 

Por tanto, NO DES TU NÚMERO DE TELÉFONO PERSONAL SI NO QUIERES…

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Acerca de Jurista Enloquecido 192 Articles
Equipo formado por Abel Gende del Río y Adrián Fernández García

1 Comment

  1. Llegué a conocer un caso de un cliente que publicó el número de teléfono de su abogada en una página de contactos con gustos ligeramente «peculiares» (por llamarlo de alguna forma). 24/7 llamadas más que incómodas a la pobre, y cada vez que conseguía quitar el anuncio, volvía a aparecer en otra página similar

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*