¿Cómo empezar a ejercer la Abogacía sin tirar la toalla?

Cuando terminamos la carrera de Derecho, muchas son las dudas e incógnitas que nos surgen, y es más que razonable. Comienza un cierto instante de incertidumbre: ¿Qué hago? ¿Sigo estudiando? ¿Dónde envió mi CV? ¿Me especializo? ¿Cuál es mi hoja de ruta o debería ser?

La universidad no nos prepara para afrontar el siguiente paso que tenemos que dar a favor de nuestra carrera, o al menos no de manera suficiente y útil. Por ello, aquí van algunos consejos fruto de la corta experiencia (y no son ningún manual científico) pero que, desde el sentido común, explican muchos aspectos que se nos ocurren pero no ponemos en práctica.

 

Juan Gonzalo Ospina es abogado penalista. Dirige Ospina Abogados, despacho especializado en derecho penal en Madrid. Es profesor de penal en la Universidad Nebrija e imparte clases de grado en diferentes centros universitarios.

 

¿Por dónde empezar cuando terminamos la carrera?

El primer consejo que debe contemplarse es: “no pases por la universidad, haz que la universidad pase por ti”. Muchos de nosotros nos matriculamos en Derecho y estudiamos asignatura por asignatura sin valorar la verdadera suerte que es poder desempeñar esta bonita profesión. Sepamos verlo desde el principio, y disfrutemos mientras avanzamos, a pesar de que el camino no sea fácil y exija el lógico sacrificio.

La universidad es una gran fuente de conocimiento. No puede ser de otra manera. Nos brinda cientos de oportunidades que, en muchos casos, no vemos o no somos capaces de apreciar con la necesaria óptica y nitidez. Recordad: los compañeros de hoy serán abogados como tú el día de mañana, y por lo tanto, compañeros de profesión.

Trabaja desde la universidad sinergias y una sólida amistad que te sirva el día de mañana para abrir puertas. También los profesores. Por supuesto. Puede que hoy los veas como esos maestros alejados de tu vida, distantes en demasiados sentidos, pero en menos de cinco años, serán también compañeros de estrados. Y lo serán, puede que para siempre.

Por ello, aprovéchalos. Pregunta si puedes conocer sus despachos profesionales, acompañarlos a un juicio o ir a alguna conferencia suya. Recuerda que en esta profesión nadie hará nada mejor por ti, que tú mismo. Eres el principal interesado en tu desarrollo y, por tanto, debes ser tu primer valedor y potenciador. Convéncete.

 

El segundo consejo que os puedo dar al terminar la carrera es vivir al máximo el mayor número de experiencias relacionadas con el mundo del Derecho. ¿Has ido ya a un juicio? ¿Quieres ser abogado penalista pero no sabes todavía si aguantarás una visita a prisión? “No se puede navegar si no se conoce el rumbo del barco”. Es algo indiscutible, y no solo en nuestro hermoso gremio.

Por ello:

  1. Si tienes tiempo libre, comienza a asistir a juicios de la jurisdicción que quieras ejercer, al menos inicialmente: penal, civil, laboral…
  2. Si te has colegiado, pregunta en tu colegio por el grupo de jóvenes y apúntate a sus actividades. Conocerás gente en tu situación, compartirás experiencias y obtendrás tus propias conclusiones para progresar y empezar a prosperar. No desesperes.
  3. Foros de empleo, y congresos de derecho. Son algo básico. Apúntate a todos los que consideres que tienen un cierto nivel. Pronto empezarás a conocer por dónde se mueve el mundo de la Abogacía y conseguirás nuevas oportunidades.
  4. La biblioteca. Es clave. En cierta medida, somos lo que leemos; así que, acércate a tu librería de Derecho especializada y busca libros que te puedan alumbrar, ilustrar, incluso asombrar.
  5. Lee prensa especializada. Hay cientos de portales jurídicos en la Sociedad de la Información. Al terminar la carrera no nos enseñan ni nos explican la importancia de estar informados. Leer prensa jurídica te aportará un valor diferente al de tus compañeros que no lo hacen. Leerás columnas de opinión de compañeros que te puedan ofrecer algún punto de vista en el que, tal vez, no habías reparado.

 

 

Ospina es autor del libro “El Abogado Líder”, manual que recoge consejos para el inicio de la Abogacía.

 

Una vez ya tengas más o menos claro el camino. Lánzate.

Aquí va el tercer y el último consejo: “si no estás, no existes”. Por ello, adelante; no tengas miedo. Parafraseando a Winston Churchill, “la mejor virtud es la que te adjudicas”. Una vez sepas o empieces a tener claro qué rama del derecho te gusta, crea y trabaja tu marca profesional, que estará estrechamente ligada a tus acciones personales. 

  1. La página web o el blog, como portal para darte a conocer. No creas que es simplemente un ornamento o ejercicio para el lucimiento estético. Créala, aunque sea simple, y fuérzate a escribir en ella una vez por semana: ¿Qué escribir? Un resumen de la última sentencia, la última norma, la última resolución del TJUE… trabajando en esto irás cogiendo forma y fondo de escritura, pilar de la profesión. Podrás lograr reconocimiento y mejorarás en tu análisis y conocimientos jurídicos. La notoriedad y la publicidad son elementos vitales en el mundo que nos ha tocado vivir.
  2. Las redes sociales son un instrumento para captar clientes una vez sepamos hacia dónde dirigirnos. Cada una tiene su especialidad. Y ello siempre a través de un uso sólido, fundado, sin concesiones gratuitas a la frivolidad. Fíjate en los mejores y comunica cosas diferentes y de calidad, relacionadas con la imagen personal y corporativa que quieras transmitir.

Por último, no olvides que somos juristas. Aplicamos el Derecho y las normas. Nada más. Estos breves consejos tienen que ser aplicados, en todo caso, con un fondo fundamental: la defensa de la ley. Por ello, cualquier acción comercial, de marketing o de comunicación debe tener ese toque jurídico que nos diferencia como profesionales de entidad.

Nos leemos muy pronto en el próximo post.

 

Juan Gonzalo Ospina

Abogado Penalista

www.ospina.es

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

3 Comments

  1. Excelente y muy elocuente el aporte que ha realizado mi amigo, tienes toda la verdad, la academia no te enseña como empezar a ejercer esta grandiosa profesión, solo es la guía porque el camino lo traza uno mismo, espero contar con más consejos referentes a cómo iniciar en el ámbito del litigio visto desde la experiencia tangible del abogado fuera de la academia, ya estando a portas de ejercer la.profesion, gracias amigo hasta la próxima.

  2. Yo tereine la carrera hace 5 años pero mi vida dio in giro de 360 grados tuve dos hijos y aun no he ejercido y no tengo la economía como para hacer el máster que es lo que más me gustaría me encantaría poder comenzar con algo. ¿ que me aconsejarías? Hay algún portal para empleos en ptácticas?

  3. Completamente de acuerdo con esta importante aportación, ya que el inicio es totalmente complejo y difícil, gracias por ayudar en dirigir el camino donde algunos de nosotros tenemos el inicio.
    Saludos

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*