Las demandas más surrealistas de la historia. Primera parte.

2007 debió ser un año fatídico para DIOS, FUE DEMANDADO HASTA EN DOS OCASIONES (y las que no tenemos conocimiento).

Primero, Ernie Chambers: un senador estatal de Nebraska (EEUU). Alegaba que Dios provocaba, bien directamente o bien a través de terceros, “atroces terremotos, horrendos huracanes, terroríficos tornados, pestilentes plagas, feroces hambrunas, devastadores sequías y guerras genocidas, entre otros, en diferentes partes del mundo que generan sufrimientos humanos“. 

Este senador se definía como una persona agnóstica y razonaba que, como Dios es omnipresente, puede ser demandado en cualquier parte y por cualquier persona. Su intención era que le concedieran una orden de alejamiento contra la deidad. Asegura haber intentado ponerse en contacto en infinidad de ocasiones con el demandado pero no fue posible.

Finalmente, el juez rechazó la demanda porque, como el demandado no tenía domicilio, no se le podía notificar. El senador, no contento con ello, apeló ante la Corte Suprema (máximo tribunal del Estado de Nebraska), pero no llegó mucho más lejos.

Os dejo aquí el texto de la demanda.

 

 

La otra persona que demandó a Dios en ese mismo año fue Pavel Mircea: un preso que se encontraba cumpliendo una condena de 20 años de prisión por homicidio en el centro penitenciario de Timisoara.

La razón principal alegada fue un incumplimiento de contrato por parte del Todopoderoso. Razonaba en su escrito que Dios le falló porque no le protegió y le dejó al merced del diablo; y que por eso mató a otra persona. Según el preso, el contrato que obligaba a las dos partes es el acto de bautismo. 

Sin embargo, su demanda nunca llegó a ser admitida y todas las instancias coincidieron en que Dios no es un sujeto de derecho ni tampoco posee una dirección. Le sugirieron a Pavel que acudiera a una clínica especializada.

 
DEMANDARSE A UNO MISMO.

¿Os imagináis que alguien se demanda o se denuncia a sí mismo?. Denunciarse a uno mismo tendría algo de sentido porque estás poniendo en conocimiento de las autoridades unos hechos que pueden ser constitutivos de delito…¿pero demandarse?

Yo creía, por lógica, que era imposible que una persona compartiera el papel de demandante y demandado porque no parece muy adecuado recurrir a la vía civil para exigirte algo a ti mismo.

Utah, Estados Unidos. Una mujer llamada Barbara Bagley tuvo un accidente con su coche y volcó el vehículo y, en consecuencia, su marido sufrió heridas mortales. 

El seguro se negaba a pagar porque consideraba que la culpa era exclusivamente de ella y solo se hacía cargo en caso de muerte por negligencia. Esa fue la razón por la que se demandó a sí misma, para demostrar que había actuado de manera negligente: que la causa del accidente había sido por una falta de cuidado.

 

Por lo tanto, la parte demandante era Barbara obligada a perseguir los intereses de la herencia de su marido y la parte demandada era la misma persona pero intentando demostrar que la compañía de seguros es responsable por una muerte negligente.

La demanda inicial fue rechazada por el tribunal del Tercer Distrito de Utah en 2014, ya que el juez consideró que la idea de que se demandara a sí misma era demasiado extravagante. Sin embargo, el Tribunal de Apelaciones de Utah sostuvo , más tarde, que puede hacerlo porque técnicamente no se está demandando a sí misma, sino a ella misma en nombre de otra persona.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Be the first to comment

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*