De estudiante a ser dueña de mi propio despacho.

Amanda, fundadora de AGD Abogados y autora del artículo.

Supongo que todos los que estáis leyendo este artículo estáis estudiando la carrera de Derecho, o ya la habéis estudiado, o estáis pensando en estudiarla.

En cualquiera de estos casos, seguro que os suena familiar esa sensación de “no estoy aprendiendo nada”.

Y no me malinterpretéis, aprendemos muchas cosas en la carrera. Infinidad de conceptos, pero seguro que sabéis a qué me refiero, y es a ese miedo a salir al mundo laboral y tener la sensación de NO SABER NADA.

Pues bien, así estaba yo: tras tres años trabajando en despachos de abogados, tenía la sensación de que el día que aprobara el examen de acceso a la abogacía, y me dieran mi tarjetita roja, no iba a tener ni idea de las funciones que hace un abogado.

Durante casi un año estuve compaginando dos trabajos en dos bufetes distintos: trabajaba 10 horas al día, y apenas ganaba 1.000€. Y para más inri, tampoco tenía la sensación de que estuviera aprendiendo nada. Apenas había ido a un juicio en todo ese tiempo (que por cierto terminó en acuerdo así que más que un juicio fue una homologación de acuerdo), hasta que un día, finalmente tomé la decisión de dejar ambos trabajos, para intentar montarme por mi cuenta, y empezar a invertir mi tiempo y mi dinero en mí misma y en mi futuro como abogada. No lo pensé dos veces.

Y así encontré el curso de LAW PRACTICE SCHOOL.

Estaba viendo el Instagram de Jurista Enloquecido, cuando vi el curso que impartía JÓVENES JURISTAS. Dudé bastante a la hora de apuntarme: veía a estudiantes que parecían saber mil veces más que yo, y me daba bastante miedo hacer el ridículo.

Finalmente, Andrea Mendiola me convenció de que me apuntara, y menos mal que le hice caso, porque tenía razón: era lo que necesitaba para recordarme que dejar aquellos trabajos fue la mejor decisión que pude tomar.

Cuando empezó el curso sabía que iba a ser de las mayores y probablemente la que menos conocimientos tuviera, ya que había estudiado en una Universidad a distancia y siempre pensé que eso había sido un lastre a la hora de incorporarme al mundo laboral de un abogado.

 

 

Pero lo cierto es que todo fue sobre ruedas. Cada clase para mí fue fundamental y me enseñó conceptos que de otra forma dudo que hubiera podido adquirir antes de estar colegiada. Nos dieron clases de oratoria (que JAMÁS hice en la universidad ni el Máster), y trucos para atender a clientes. También nos explicaron qué sucede después de colegiarse (los colegios de abogados, las mutualidades…etc) y otros conceptos que tampoco te enseñan en las clases de Derecho.

Pero lo más importante, y el motivo por el cual me apunté a este curso, fue que pude hacer mis primeros juicios simulados.

 

 

Pulsa en el logo para ver la agenda con el horario del curso

 

Para darle más realismo al asunto, los profesores de LPS nos asignaron nuestros casos la noche antes de los juicios, así que estuve toda una noche preparando una vista (ojo, jamás me habían enseñado a preparar una después de casi 3 años trabajando en despachos de abogados). El día de la vista, nos dieron una toga y comenzó el juicio. Realmente fue una experiencia inolvidable. Hasta la fecha, dudaba de si mi futuro iba a estar relacionado con el litigio, ya que nunca había tenido la oportunidad de ver más de un par de vistas y evidentemente no me enteraba de nada, pero gracias a esta oportunidad descubrí que me encantaba.

 

Alumnos del curso de Jóvenes Juristas. Asesoría en el despacho «Cuatrecasas»

 

Cuando salí de ese curso, me decidí a darlo todo: decidí crear AGD ABOGADOS. Un bufete en el que cualquier persona que quiera dedicarse a la abogacía podría tener la oportunidad de empaparse del mundo del Derecho, y no ser un mero administrativo.

Donde cualquier abogado junior, o estudiante, tendría la oportunidad de atender a los clientes, redactar ellos mismos las Demandas y plantear la estrategia del caso. Donde, en definitiva, se hagan labores de abogado.

Soy consciente de que apenas llevamos un año y nos queda mucho trabajo por realizar, pero hemos conseguido metas muy grandes que jamás pensamos que íbamos a conseguir: Tenemos abogados especializados en varias áreas del Derecho que dan un trato personalizado al cliente, y hemos firmado contratos de colaboración con empresas tan importantes como RICOBALDI SOCCER, representante de la mayoría de jugadoras de fútbol de este país. También somos parte de la ASOCIACIÓN DE MUJERES EN EL DEPORTE, como bufete asociado. Además, tenemos el placer de colaborar con JÓVENES JURISTAS, quienes me animaron a pelear por lo que realmente me gustaba.

Y no nos queremos quedar ahí: estamos diseñando una aplicación móvil con soporte Android e IOS en el que los futuros abogados podrán realizar los test de acceso a la abogacía. Una aplicación que pretende ser una herramienta complementaria GRATUITA para ayudar a los jóvenes juristas en el estudio y preparación del examen de acceso a la abogacía: ABOGACÍA TEST.

Así que después de mi andadura (que, aunque parece larga, acaba de empezar) puedo concluir que LAW PRACTICE SCHOOL me dio la oportunidad de enseñarme lo que es el litigio, y enamorarme de él. Y desde aquí animo a todo el que tenga un sueño a luchar por él, cueste lo que cueste.

Pulsa aquí para matricularte

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…

1 Comment

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*