¿Cómo evitar multas al conducir un patinete eléctrico?

No cabe duda de que los patinetes eléctricos o vehículos de movilidad personal (VMP) han surgido en nuestro día a día y se han asentado como un medio de transporte. 

Parece que todo son facilidades, y en cierto modo es así. El patinete eléctrico tiene tamaño reducido, respeta el medio ambiente y cumple perfectamente su función.

Pero no es oro todo lo que reluce. Hay mil aspectos que han cogido de sorpresa a la Administración y no están regulados. Por ejemplo:

  • La denominación y categorización de estos vehículos
  • Determinar los tramos o vías por donde pueden circular
  • Establecer límites de velocidad

Y como el ser humano tiene nula capacidad de previsión, hemos tenido que esperar a que ocurrieran casos de atropellos, incluso mortales, para crear la necesidad de regular todo esto.

Realmente, hasta hace relativamente poco era un «chollo» tener un patinete eléctrico. Podías circular en cualquier tipo de vía pública (incluso por la acera), sin límite de velocidad ni necesidad de póliza de seguro. 

Pero lo que está claro es que esto crea una situación de riesgo. Si los patinetes circulan por la acera el mayor perjudicado puede ser el peatón, que se puede ver sorprendido y si lo hace por la calzada, está en desventaja frente a los vehículos. La DGT, «aclarándolo», ha dicho en la instrucción que analizaremos justo a continuación, que es imposible asimilarlos a la figura del peatón pero que tampoco pueden ser considerados vehículos a motor.

 

¿Qué dice la DGT?

Se ha pronunciado, mientras no se elabore una normativa específica, a través de la Instrucción 16/V-124, que data de 2016. Los aspectos más relevantes son:

  • Catalogación técnica y jurídica:
    • Afirma que estos dispositivos tienen la consideración de vehículos (el RDL 6/15 establece en en el punto 6º del anexo que se entiende por vehículo “el aparato apto para circular por las vías o terrenos a que se refiere el artículo 2.”. En consecuencia:
      • No se pueden asimilar a un peatón y no se puede utilizar en aceras, excepto si la Autoridad Municipal lo habilita de modo expreso; art. 7.1ª a) y b) RDL 6/15.
      • No son vehículos a motor (pues no están incluidos en el campo de aplicación de la reglamentación armonizada, a nivel europeo, en esta materia ni en el RD 750/2010, de 4 de junio)
[themoneytizer id=»38530-1″]
 
  • Normativa aplicable: En este punto se limita a pasarle el «marrón» a la Autoridad Local en cuanto a su uso en calzada (dice que pueden circular por ellas si las vías son expresamente autorizadas por la autoridad municipal) y en la acera (viene a decir lo mismo que en el punto anterior). Asimismo afirma que, cuando queden asimilados a ciclos y bicicletas, les será aplicable lo dispuesto para estos en la legislación de tráfico, seguridad vial y circulación de vehículos a motor.

 

  • Permiso o licencia de circulación y conducción: Afirma que, al no ser vehículos a motor, no se requiere autorización administrativa para circular, es decir, no se puede pedir licencia o permiso de conducción al usuario.

 

  • Aseguramiento: Tampoco es necesario al no ser vehículos a motor (art.1 Real Decreto 1507/2008, de 12 de septiembre)

«Artículo 1. Vehículos a motor.

1. Tienen la consideración de vehículos a motor, a los efectos de la responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor y de la obligación de aseguramiento, todos los vehículos idóneos para circular por la superficie terrestre e impulsados a motor, incluidos los ciclomotores, vehículos especiales, remolques y semirremolques, […].

No obstante, el usuario puede contratar un seguro voluntariamente o debe contratarlo para el uso en vía urbana si la autoridad local así lo establece.

 

¿Cómo se va a regular a corto-medio plazo?

La idea es aprobar un Decreto-Ley para que los VMP, donde se incluyen los patinetes eléctricos, sean reconocidos como vehículos en el RD 2822/98 (Reg. Gral. de vehículos).

Se pretende que sigan sin ser considerados vehículos a motor, pero sí vehículos de propulsión eléctrica, lo que conllevaría tener que asegurarlos de manera obligatoria.

La razón del seguro es por el riesgo que se puede crear. Básicamente por lo que he explicado más arriba:

  • Si circulan por la calzada, se pone en riesgo la integridad del propio usuario y la de los conductores que no pueden esquivarlo o no lo ven.
  • Si circulan por la acera, el máximo damnificado puede ser el peatón.

Lo que se está intentando hacer, mediante ordenanzas municipales, es delimitar los espacios por donde pueden circular estos aparatos. Lo más apropiado, a priori, parece que circulen por las mismas vías en las que se permite la circulación de las bicicletas.

 

Responsabilidad penal y civil de los usuarios de los VMP

En el caso de causar un accidente mientras se conduce un patinete eléctrico, no se calificará como delito contra la seguridad vial, pero obviamente tendrá consecuencias. 

En esencia, serán aplicables dos preceptos legales:

  • El artículo 142 del Código Penal si se causa la muerte (homicidio imprudente)
  • El artículo 152 del Código Penal si se causan lesiones (lesiones imprudentes)

Habrá que valorar, en atención a las circunstancias, si la imprudencia es grave o menos grave. 

Si la imprudencia fuera leve, entonces es cuando debemos acudir a la vía civil. Nos explica la abogada Kelly Leclercq (@laabogadadeturno) este punto:

La responsabilidad civil por su uso no está específicamente regulada, de modo que nos remitimos a los requisitos generales establecidos en el art. 1902 del Código Civil:

“El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

El accidentado puede ejercitar lo que se denomina la acción “aquiliana”, que considerada judicialmente viene a establecer en la práctica un resarcimiento del daño ocasionado.

Distinguimos, para ello, varios supuestos:
  • Generalmente, el conductor y/o titular mayor de edad del patinete privado y de uso particular que provocase un siniestro.
  • Si el conductor y/o titular fuese menor de edad, responderían sus padres o tutores legales. Recordemos que la edad mínima para conducir patinetes, en todos aquellos Ayuntamientos que no hayan regulado expresamente al respecto, es inexistente.
  • No obstante, si el Vehículo de Movilidad Personal (VMP) fuera propiedad de una empresa de alquiler, respondería dicha empresa como responsable civil directo y solidario.
  • Si lo hubiera, el seguro de responsabilidad civil que diera cobertura al patinete, ya fuera específico o el seguro de hogar.

También, Kelly nos aconseja que si tenemos un patinete eléctrico contratemos un seguro de responsabilidad civil, aunque no es obligatorio salvo para las empresas de alquiler o que los exploten con fines económicos lucrativos.

De todas formas, todas las normativas están siendo evaluadas por parte de los ayuntamientos y se siguen barajando posibilidades como que el seguro sea obligatorio para todos los patinetes eléctricos.
 
A la hora de reclamar, la cuantificación de los daños corporales se asimila, por analogía, a los derivados de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor y al sistema de valoración del daño corporal vigente desde enero de 2016.

 

Ordenanzas municipales por ciudades

Estas son las ordenanzas municipales que existen en España, para que comprobéis por donde podéis circular y por donde no, así como otros requisitos como por ejemplo, la edad mínima o los diferentes tipos de VMP. ¡Hay que evitar las multas!

[themoneytizer id=»38530-3″]

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Be the first to comment

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*