Derecho de desestimiento: El derecho a la devolución del producto.

Autor: Jurista Enloquecido

Equipo formado por Abel Gende del Río y Adrián Fernández García

Uno de los derechos que tenemos los consumidores cuando celebramos un contrato de compraventa con una empresa (relación que se regula por la Ley de Consumidores y Usuarios por el hecho de ser una relación Empresario-Consumidor) es el derecho de desestimiento.

Hay que tener en cuenta que este derecho, recogido en la Ley de Consumidores y Usuarios, solo es de aplicación al consumidor cuando la relación contractual, tal y como se ha dicho, se da entre Empresario-Consumidor. Si, por poner un ejemplo, compramos algo a través del portal «Milanuncios» (web cuya actividad es la de poner en contacto oferta y demanda, pero en ningún caso su actividad pasa por el comercio electrónico como puidera ser Amazon) es posible que estemos celebrando un contrato de compraventa con un particular (contactamos con el usuario que colgó en la web una oferta determinada), quedando esta relación al margen de la Ley de Consumidores y Usuarios (al convertirse en una compraventa entre particulares) y quedando también al margen la consideración de Consumidor, con los derechos que lleva aparejados. 

 

Pero.. Qué es realmente el derecho de desestimiento?

El derecho de desestimiento se entiende como la facultad del consumidor de dejar sin efecto el contrato celebrado, justificándoselo a la otra parte dentro del plazo establecido para ello y sin que exista la necesidad de justificar su decisión ni penalización de alguna clase ( artículo 68 de la Ley de Consumidores y Usuarios)

Todo el mundo parece tener claro que cuando compra un producto existe un plazo de devolución, que comúnmente es de un mes. Si acudimos al artículo 71 de la mentada ley vemos que el plazo mínimo legal es de 14 días naturales, siendo, por tanto, voluntad de la empresa el ampliar el plazo a lo que considere, sin poderlo bajar de 14 días.  

Lo que poca gente sabe es que el derecho de desestimiento también existe en los contratos de compraventa de servicios (contrato con la compañía telefónica o con empresas eléctricas, por ejemplo) pudiendo también desistir del contrato en catorce días desde su celebración. 

Así mismo, la ley recoge la obligación de las empresas de informar sobre este derecho a sus clientes, penalizando a aquellas que no lo hagan ampliando el plazo de desestimiento a 12 meses en los casos concretos en los que no se haya facilitado dicha información. 

En el caso de compraventa de productos, el plazo de 14 días naturales comenzará a contar en el momento en que se puede acreditar la entrega (en el caso de comprar algo a distancia ya sea por internet, teléfono, catálogo… el plazo comenzará a contar cuando se pueda acreditar la disposición del producto por parte del cliente). En el caso de estar ante un contrato de compraventa de servicios, el plazo comenzará a contar desde la fecha de celebración del contrato.  

 

 

Pero este derecho no es aplicable a todos los contratos celebrados entre Empresa y Consumidor, y es algo lógico. La ley recoge un «numerus clausus» de contratos en los cuales no será aplicable el derecho (y que a nuestro entender es más que entendible que se consideren como excepciones al derecho de desestimeinto):

 

Artículo 103. Excepciones al derecho de desistimiento.

El derecho de desistimiento no será aplicable a los contratos que se refieran a:

a) La prestación de servicios, una vez que el servicio haya sido completamente ejecutado, cuando la ejecución haya comenzado, con previo consentimiento expreso del consumidor y usuario y con el reconocimiento por su parte de que es consciente de que, una vez que el contrato haya sido completamente ejecutado por el empresario, habrá perdido su derecho de desistimiento.

b) El suministro de bienes o la prestación de servicios cuyo precio dependa de fluctuaciones del mercado financiero que el empresario no pueda controlar y que puedan producirse durante el periodo de desistimiento.

c) El suministro de bienes confeccionados conforme a las especificaciones del consumidor y usuario o claramente personalizados.

d) El suministro de bienes que puedan deteriorarse o caducar con rapidez.

e) El suministro de bienes precintados que no sean aptos para ser devueltos por razones de protección de la salud o de higiene y que hayan sido desprecintados tras la entrega.

f) El suministro de bienes que después de su entrega y teniendo en cuenta su naturaleza se hayan mezclado de forma indisociable con otros bienes.

g) El suministro de bebidas alcohólicas cuyo precio haya sido acordado en el momento de celebrar el contrato de venta y que no puedan ser entregadas antes de 30 días, y cuyo valor real dependa de fluctuaciones del mercado que el empresario no pueda controlar.

h) Los contratos en los que el consumidor y usuario haya solicitado específicamente al empresario que le visite para efectuar operaciones de reparación o mantenimiento urgente; si, en esa visita, el empresario presta servicios adicionales a los solicitados específicamente por el consumidor o suministra bienes distintos de las piezas de recambio utilizadas necesariamente para efectuar las operaciones de mantenimiento o reparación, el derecho de desistimiento debe aplicarse a dichos servicios o bienes adicionales.

i) El suministro de grabaciones sonoras o de vídeo precintadas o de programas informáticos precintados que hayan sido desprecintados por el consumidor y usuario después de la entrega.

j) El suministro de prensa diaria, publicaciones periódicas o revistas, con la excepción de los contratos de suscripción para el suministro de tales publicaciones.

k) Los contratos celebrados mediante subastas públicas.

l) El suministro de servicios de alojamiento para fines distintos del de servir de vivienda, transporte de bienes, alquiler de vehículos, comida o servicios relacionados con actividades de esparcimiento, si los contratos prevén una fecha o un periodo de ejecución específicos.

m) El suministro de contenido digital que no se preste en un soporte material cuando la ejecución haya comenzado con el previo consentimiento expreso del consumidor y usuario con el conocimiento por su parte de que en consecuencia pierde su derecho de desistimiento.

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Acerca de Jurista Enloquecido 192 Articles
Equipo formado por Abel Gende del Río y Adrián Fernández García

Be the first to comment

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*