¿Me tienen que cobrar el precio ofertado?

Autor: Jurista Enloquecido

Equipo formado por Abel Gende del Río y Adrián Fernández García

Se acerca el Black Friday, día en el que, por lo menos en teoría, las tiendas ofertan sus productos (o incluso servicios) con una cierta rebaja, a pesar de aún no ser período de rebajas. 

Vivimos en un mundo inundado por la publicidad. La consumimos en todas partes: Navegando en internet, en carteles publicitarios, en la televisión, en la radio… 

También nos bombardean ofertas/promociones incluso dentro de los establecimientos comerciales (por ejemplo en el interior de un supermercado vemos multitud de carteles indicándonos qué está de oferta o qué promoción especial se ofrece a los clientes en ese día concreto). 

Puede darse el caso de que, una vez que caemos en una oferta concreta que nos encaja, a la hora de hacerla valer comprando el producto o contratando el servicio, resulta que por la razón que sea no se puede hacer efectiva (el cartel de la oferta estaba mal colocado, estaba equivocado/error etiquetando el precio, caducó la promoción…) 

 

¿Podemos en este caso exigir el cumplimiento de la oferta en la que nos basamos?

Sí. En este caso, si actuamos como consumidores (ajenos a nuestra actividad profesional) estamos amparados por los derechos estipulados en la Ley de Consumidores y Usuarios, ley que regula las relaciones entre Empresa – Consumidor. 

En dicha ley, en concreto en su artículo 61, se establece que el contenido de la OFERTA, PROMOCIÓN o PUBLICIDAD será exigido por los consumidores, aún cuando no figure posteriormente en el contrato efectivamente celebrado o en el documento o comprobante recibido, puesto que se considera información integrada en el contrato en todo caso. 

Por tanto, cuando queramos beneficiarnos de una oferta determinada, ya sea en tienda física, en internet, contratando vía telefónica…es recomendable guardar un comprobante de la oferta para luego poder exigir su contenido.

El contenido que se considera integrado en el contrato es la totalidad del anuncio del que nos queremos hacer valer, así que si el anuncio contiene letra pequeña recopilando excepciones, estas también surtirán efecto. (Típico anuncio de coche en el que se anuncia una fotografía del mismo, un precio, pero en la letra pequeña pone que ese no es el coche de la oferta; al haber avisado ya no se integra al contrato).

Aquí os dejamos casos concretos actuales en los que los consumidores de la tienda online de Alcampo y de FNAC, quisieron hacer valer este derecho para aprovecharse de lo que, en teoría, parece un error en el precio del producto de las dos compañías:

¿Debe entregar Alcampo las PS4 vendidas por 1 céntimo?

El error de Fnac vendiendo el Huawei P30 Pro a 139 euros.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Acerca de Jurista Enloquecido 190 Articles
Equipo formado por Abel Gende del Río y Adrián Fernández García

Be the first to comment

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*