La nueva orientación de la Abogacía a raíz del coronavirus

Autor: Jurista Enloquecido

Equipo formado por Abel Gende del Río y Adrián Fernández García

Vienen tiempos cambiantes que han llegado para quedarse y parece que para modificar lo establecido. La profesión de la abogacía per se volcada en el asesoramiento del cliente también se ha visto afectada por la incidencia del coronavirus.

Nuestros clientes pueden tener a lo largo de su vida muchas situaciones en las que necesiten de un abogado para que les oriente sobre cómo proceder en determinadas circunstancias; la pandemia del coronavirus ha convertido nuestros servicios en indispensables para mucha gente. Los ERTE, impagos de alquileres o hipotecas, los divorcios, las reclamaciones… son ahora los problemas comunes de una gran mayoría de la población y han venido a convulsionar su normalidad.

Nosotros como profesionales deberemos guiar a nuestros clientes, ya sean personas físicas o empresas, de la forma más eficaz para dichos problemas en la medida de nuestras posibilidades, y minimizando los riesgos para sus intereses.

Uno de los grandes consejos del fundador de Apple, Steve Jobs, se puede convertir ahora, para los Abogados como un deber “acérquese lo más posible a sus clientes. Tan cerca, de hecho, que pueda decirles lo que necesitan mucho antes de que se den cuenta por sí mismos”

¿Pero qué pasa cuando nuestro Cliente no puede hacer frente a nuestros honorarios?

Todos los problemas y dudas legales a raíz del coronavirus han provocado que muchos despachos estén ofreciendo servicios gratuitos o pro bono a los afectados provocando que los Abogados se esté enfrentando a uno de sus mayores dilemas de los últimos años. La llegada de la crisis económica devenida por la incidencia del Covid no sólo ha afectado a los clientes de los despachos sino también a éstos mismos, que se han visto en la necesidad de recortar los salarios de sus empleados, a aplicar suspensiones de revisiones salariales, a cancelar las promociones internas, a recurrir a ERTES o a reducir las jornadas laborales.

La crisis económica también ha obligado a que muchas firmas trabajen de forma remota casi en exclusiva y tenemos la obligación, como Abogados, de estar más cerca que nunca de nuestros Clientes.

Desgraciadamente el coronavirus no sólo puede afectar a la salud de todos, sino que ya lo está haciendo a nuestra realidad personal y profesional. Esperemos que al final, el Cliente y los Abogados, sepan llegar siempre a términos de entendimiento que sean satisfactorias para los dos.

 

José Luis Meseguer Velasco

Abogado

Presidente de la ETJ Law & Business School ( www.etj.es )

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Acerca de Jurista Enloquecido 190 Articles
Equipo formado por Abel Gende del Río y Adrián Fernández García

Be the first to comment

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*